Este aroma de posguerra

 

 

Se dice que el olfato es el más evocador de los sentidos. Parece ser que, científicamente, ciertos olores tienen la capacidad de transportarnos a lugares y momentos concretos tan vividamente que nos parece que volvemos a estar allí. Es más poderoso que una canción, algo así como una descarga eléctrica.

Lo evocador, además, trae a primer plano algo que parecía olvidado. Si tienes suerte, lo evocado es algo bonito que sepultaste bajo toneladas de otros recuerdos y te asalta una mañana con un aroma inesperado. Si no la tienes es un recuerdo que convenientemente llevaste al fondo de la nada. Del vacío.

Pero hay veces que un olor no basta para entender el por qué de lo evocado. Hay veces que lo que nos rodea explica dónde estamos y porqué. En los últimos tiempos, ese olor inexplicable viene acompañado de imágenes -mitones en medio del frío, hordas de ciudadanos comprando lotería, gente vendiendo muñecas rotas en la calle- y también una palabra: posguerra. Vivimos un ambiente de posguerra. Y no es una mera sensación.

1. Los datos: Según las últimas estadísticas de Cuerpo Especial de Gestión de la Hacienda Pública, España tiene una de las tasas de economía sumergida más altas del mundo. Pese a la insistencia de que la abundancia de economía sumergida no debe ser confundida con la salvaje crisis económica que vivimos -al fin y al cabo, esta proliferó en España durante los boyantes años ochenta-, sí se propagó y (paradójicamente) se hizo visible durante la peor de las crisis. Y ojo al dato, en Catalunya la economía sumergida representa el 19% de la bolsa del dinero negro del estado. 39 mil millones de euros. De estos, Barcelona concentra la mayor cantidad, más de 29 mil millones.

2. El estraperlo: Una vez se constatan los hechos, vamos a las imágenes. Barcelona tiene la tasa más alta de economía sumergida y esto se hace presente en una gran cantidad de espacios de la ciudad. Pese a que la economía sumergida española tiene, como caracterísitica principal, que se da en el comercio de bienes inmuebles, esta permea a todos los ámbitos de actuación ciudadana. Barcelona es una ciudad grande, pero muy sensible a los cambios. Estos se notan enseguida. Si antes de los años noventa se podía comprobar como se llenaba y vaciaba la ciudad en agosto, ahora el auge del comercio en negro se deja ver como nunca. Se compran y se venden mercancías de procedencia dudosa por los alrededores de Els Encants. Se comercia con estampitas en la iglesia de Sant Agustí Vell. Se venden y revenden electrodomésticos en la Zona Franca. Pulula el top manta por toda la ciudad. Es el estraperlo moderno.
3. Otras imágenes: Pero no son únicamente esas las cosas que más vemos. A nuestro alrededor, la ciudad se convierte en un escenario cinematográfico de otra época. Vuelven las señoras en bata por los alrededores del mercado de la Boquería, pidiendo las sobras. Sube estratosféricamente el consumo de productos relacionados con el juego -bingo, loterías ilegales, máquinas tragaperras-. Ya no hablemos de la gente pidiendo, durmiendo, viviendo en la calle, fruto de polémica política local.

Volvamos a la evocación. Volvamos a la ecuación. La miseria, el comercio ilegal de bienes y servicios, el empobrecimiento de la población tras un saqueo. La imagen de la hoja de col, en medio del mercado, de la ansiada panera de navidad -antes risible, ahora vuelve a hacer falta-, del que ofrecía antes las medias de seda de Francia, ahora los bolsos-copia, las películas-copia, los videojuegos-copia. Volvemos a estas imágenes tan evocadoras de posguerra, pero también a estos olores de carne recocida, que nos remiten a otras tragedias. A un cielo plomizo. A este aroma de posguerra.

(Publicado el 29 de enero en Publico, Ed. Catalunya)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s