mis recuerdos son de mármol

el mármol gris del mercado de l’albaceria central

las migas de bacalao

yo me sentaba a esperarte en un bar que me parecía auténtico

el mármol del bar Almirall

una barra espléndida, curva, suave al tacto

(toco las cosas como lo hacía Teresa Goday de Valldaura, para apropiarme de ellas)

el mármol antiguo

me da sensación de continuidad,

de que sigue siendo mi ciudad. El mármol

antiguo

y no todas esas vermuterías hipsters.

 

No soporto quedar en sitios nuevos en Barcelona

 

revisito los espacios de mis antiguos amores

bar centre

almirall

canigó

sant agustí

jamás esos nuevos

herejía

 

por el cementerio de mis mármoles me siento viva

turista de mi propia dulzura

aquellos amores idiotas que no salvé

sino que los hice embalsamar como esas viejas locas que embalsaman a sus perros de lanas

y dicen “mira què maco el Terry, què tranquil”

cuando en realidad le han quitado los colmillos y el alma a la bestia

y así cualquiera,

amiga,

así cualquiera.

Anuncios