¿Por qué no dice nada ella?


horno

Olwyn, que inmediatamente se arrepintió de la discusión, recuerda haber pensado después: ‘¿Por qué no dice nada ella?’ (…). Uno no puede sino caer en la cuenta que lo que enciende a Olwyn es el silencio de Plath. Recordamos la asociación de Hughes entre autenticidad -el ser real- y la estupidez. Pero aquí la estupidez es percibida como agresión. Olwyn ataca verbalmente a Plath, pero las palabras de Olwyn son sólo palabras, es la falta de habla de Plath (Medusa), el arma castigadora y mortal.

(La mujer en silencio, Janet Malcolm).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s