Idiocracia local

Una de las películas más aterradoras que he visto nunca es una supuestamente estúpida comedia estadounidense. Contrariamente a lo que ustedes puedan pensar, no se trata de una comedia romántica con Justin Bieber-aunque podría ser-, sino Idiocracia, un filme de 2006 dirigido por Mike Judge e interpretado por Luke Wilson y Maya Rudolph. En la película, dos voluntarios de un experimento científico son criogenizados con la intención de ser devueltos a la vida un año después, Por circunstancias ajenas a la voluntad de todos, permanecen congelados no un año, sino quinientos. Al despertar, las cosas han cambiado mucho: la evolución natural del ser humano no ha ido hacia conservación de los más inteligentes, como podríamos pensar, sino de los más estúpidos. Y como sobreviven los más estúpidos, en la película no hay nada más que comida basura, televisión espectáculo y un presidente completamente absurdo, entre gladiador y chiflado total.

No sean mal pensados, no estoy haciendo una comparativa entre una distopía futurista estadounidense y nuestro gobierno actual. Que este es un diario progresista, pero es un periódico responsable, ante todo.

Pero Idiocracia tiene, por encima de todo, algo que resuena increíblemente contemporáneo. Y es la utilización del lenguaje como vehículo comunicativo, y, por tanto, político. En Idiocracia, los dos personajes que han aparecido azarosamente en el futuro no pueden comunicarse con sus congéneres, no porque los otros no sean capaces de entenderles, sino porque en el futuro su discurso es demasiado sofisticado, su manera de construir las oraciones resulta como mínimo una muestra de ingenio innecesario, una pedantería “de mariquitas”. Wilson y Rudolph no pueden comunicarse con los demás porque los demás no quieren entenderles.

Esta semana

Y ahora vamos a la actualidad. En estas últimas semanas los representantes políticos que nos rodean han dado muestras de algo que no es meramente anecdótico.

Ana Botella, esta misma semana, comenzaba su camino de alcaldesa por los barrios populares y los albergues de Madrid. No quiere ser pillada diciendo tonterías, y está dando pocas declaraciones públicas más allá de las necesarias. Pero ante la urgente pregunta sobre una futura subida de impuestos, Botella tuvo que responder. Y así fue: “No olvidaremos a los más necesitados”, fue el titular. Poco después, se le preguntó por el turismo de Madrid y el Open, que costará 34.000.000 € mantener un otros diez años. “Creemos que ha sido muy importante desde el punto de vista del turismo. Creemos que es lo que ha ido mejor en Madrid en los últimos años”.

-Ayer, una de las futuribles candidatas a dirigir el PSOE, Carme Chacón, advertía de los peligros del modelo económico actual y de la necesidad de salir de esta crisis. “Hay que remar a favor del país”, dijo. También se refirió a su abuelo republicano, que sufrió el exilio y la posguerra. Lo comparó con el momento actual con las siguientes palabras: “Los dueños del futuro no pueden ser esclavos del mismo. Y eso es lo que nos ha pasado a nosotros ahora”, concluyó.

-Hace cuatro días Manel Fuentes en el programa de más audiencia de Catalunya Ràdio preguntaba el alcalde de la ciudad de Barcelona, ​​Xavier Trias, sobre la financiación de las guarderías de este año y el próximo año. Xavier Trias respondió lo siguiente: “Vamos a ver: una cosa es que la Generalitat diga ‘no tengo suficiente dinero y por lo tanto pagaré algo menos en las guarderías y yo diga’ oiga, yo este año lo cubriré ‘y otra cosa distinta, que es la otra que nos dicen es ‘oiga, que yo no tengo dinero’ para pagar lo que deben pagar y yo diga ‘eh, ¿qué dice usted?” No le pagaré lo que debo pagar ‘y yo diga “hey, eso usted no lo puede hacer”.

Aterrador, eh. Sí, la película también.

Píldora 1: Según Wikipedia, la retórica es la disciplina transversal a distintos campos de conocimiento que estudia procedimientos y técnicas de utilización del lenguaje, puestos al servicio de una finalidad persuasiva o estética del mismo, añadida a su finalidad comunicativa.

Píldora 2: Idiocracia fue una película muy controvertida durante su estreno. Se cree que no fue distribuida adecuadamente por el estudio Fox por la visión negativa que se extrae del uso de marcas como Gatorade o la cadena de televisión Fox News.

(Publicado originalmente en Publico -ed.Catalunya- el 15 de enero de 2012)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s