¿Qué fue de la zona alta?


Las zonas de alto standing en Barcelona, Pedralbes, Bonanova y Tres Torres, comprendidas en otros dos distritos (Les Corts y Sarrià-Sant Gervasi) albergan los colegios más exclusivos, las clínicas más punteras, el metro cuadrado del suelo mejor valorado. Pero, ¿y la vida?

Lucía Lijtmaer/ Paula A. Ruiz

Pedralbes

Barcelona, exterior, tarde. En la calle Escuelas Pías comienza un éxodo que se da todos los días. Entre las 16.30 y las 18.00 se convierte en una de las arterias principales del norte de la ciudad, y eso pesa sobre una vía que es de circulación única. Y es que el tránsito de padres y niños de la calle Escuelas Pías -dónde se hallan varios de los colegios de pago más exclusivos de la ciudad- se realiza en sólidos cuatro por cuatro, en resplandecientes Mitsubishis de color esmeralda, en Mercedes Benz tamaño familiar. La recogida de niños se realiza de manera fulminante: a las 17.45 apenas queda un chaval rezagado con madre o niñera sudamericana por llegar. A las 18:00, Escuelas Pías es un páramo. La granja que hay en la esquina, dónde todos los chavales de la zona compran chucherías no tarda en cerrar. ¿Para qué permanecer abierta? No queda nadie. Entre las 18.30 y las 20:30, los únicos transeúntes los trabajadores de la limpieza de los palacetes de la zona y algún vecino con ganas de sacar al cocker spaniel a dar una vuelta y echar el cigarrillo que su señora esposa no le deja fumar en casa.

La marca

“Puede que hayas nacido en Pedralbes o Eixample Esquerre. Yo nací en Camp de l’Arpa y llevo la marca del barrio chungo”. Así reza la letra de una canción de El niño del parche, el muletitas y su obra social. No, no tienen por qué conocerla. Ni siquiera tienen por qué saber que en realidad es una versión libre de una canción de Pau Donés. No es importante. Lo importante de esa cita es la marca. Porque el protagonista de esa canción lleva “la marca del barrio chungo”. Podemos discutir lo chungo que es Camp de l’Arpa. Aquí estamos para lo que haga falta. Pero lo que no admite discusión es que si uno dice que es de Camp de l’Arpa, eso le diferencia inmediatamente de alguien que es de Pedralbes. Es una evidente cuestión de clase, claro. La marca del barrio.

¿Y la marca del barrio pijo?

La primera imagen de lo que podría constituir una “marca Pedralbes”: chicas con mechas y perlas, jerseys de pico, chavales raya al lado desde que tienen doce años, colegio bilingüe, piscina en casa, tenis, club de polo. Elementos de hits (¡”Sufre mamón!”) de cuando el pijo era un estereotipo también imperante en la cultura pop. Ya sea en Madrid como en Barcelona: esos son los chicos y chicas de clase pudiente en nuestro imaginario colectivo. “La marca Pedralbes” geográfica se extiende por toda la zona alta y comprende Sarrià, Sant Gervasi-La Bonanova, Pedralbes y Tres Torres. Evidentemente, hay otros barrios acomodados -el Eixample antiguo, y todo el eje que bordea la Diagonal y Paseo de Gracia-, pero estos están integrados en el “centro” de la ciudad. Barcelona, por su estructura encaramada a las montañas, ha concebido desde el siglo XX a las verdaderas clases pudientes en un lugar alejado del mar. Cuanto más alejado, mejor.

Hasta ahora.

Porque, no nos engañemos: ¿a cuántos nacidos entre 1970 y 1980 en la zona alta conocen que aun vivan allá? ¿Que se hayan mudado recientemente a Sarrià? ¿Que hayan encontrado un estupendo loft cerca del mercado de Sant Gervasi? Pocos. Un treintañero acomodado se muda hoy en día al Born, a Gràcia o l’Eixample, dónde hay vida más allá de las diez de la noche, tiendas para todos los gustos y colores y una rica agenda cultural. Tal sería una interpretación cotidiana a este fenómeno generacional. Una más profunda incidiría en cómo este grupo social de rico capital económico (en ocasiones cultural) se ve atraído por el paisaje contrario de su infancia residencial y entre algodones, un paisaje de carácter obrero y fabril, de atmósfera transgresora y alternativa. Un paisaje donde el urbanismo se transforma en laberinto y el orden, en trasiego. Incidiría en cómo la gentrificación de los barrios del casco antiguo está provocando, a su vez, una gentrificación a la inversa. Algo así como una no-renovación del parque inmobiliario debido a la desaceleración de los índices demográficos. Es decir, una estampida en toda regla.

Aquí los datos son iluminadores: la media de edad de Sarrià-Sant Gervasi -según indicadores de 2010- es de 42,5 años, la del distrito de Les Corts, de 44,4, sólo superada por Eixample por apenas una décima, 44,5 años. Ciutat Vella, por el contrario, es a día de hoy el distrito más joven: la media de edad es de 40,5 años. En cuestión de una década, Ciutat Vella ha rejuvenecido casi seis años: en el 2000, el casco antiguo era, valga redundancia, el más viejo de Barcelona, ya que la media se situaba entonces en 46 años. Todo un señor lifting. Les Corts, donde pertenece el barrio de Pedralbes, recordemos, es el distrito donde viven solos menos jóvenes. Es decir, donde hay menos hogares unipersonales de menores de 34 años. En concreto, según datos del padrón municipal, 1488 hogares. Una cifra muy baja si se tiene en cuenta los más de 6200 hogares unipersonales habitados por jóvenes del Eixample o los más de 3200 de Ciutat Vella.

La poca o nula actividad cultural en la zona alta es probablemente una de las causas mayores del fenómeno. En Pedralbes encontramos sólo dos equipamientos culturales públicos strictu sensu: el museo-monasterio de Pedralbes y el Palacio Real, que a su vez alberga el museo de Cerámica de la ciudad y el Disseny Hub, algo así como un paraguas del museo de las Artes Decorativas y el Téxtil y de la Indumentaria. Disciplinas, en definitiva, muy poco atractivas para una generación que ha crecido con el teclado en la mano. También hay un casal de barrio, el Casal del Barri de la Mercé, sólo uno para los 2,7 kilómetros de superficie que ocupa la zona Por su parte, los equipamientos culturales de carácter privado son asimismo notables por su ausencia. Todo un páramo residencial.

Tres Torres

Barcelona, exterior, 11 de la mañana. Tres Torres a pleno rendimiento: ciudadanos que zumban entrando y saliendo de edificios de ladrillo rojo con incrustaciones en dorado. “Entre las diez de la mañana y las siete de la tarde, esto es un no parar”, dice Mario Sánchez, portero de una finca en la calle del Doctor Roux, cercana al Instituto Oftalmologíco Tres Torres. Privado. “A partir de las ocho, eso sí, esto es un páramo. Muy agradable, y tal, pero aquí no conviene que vaya una chica sola de noche, y mucho menos ahora que viene el invierno y hay menos luz”, continúa. Señala una casa de dos plantas, de granito claro, muy señorial. “A la niña de los de esa casa un pervertido le pegó un buen susto. Se puso a gritar como una condenada y no aparecía nadie”, acaba, con el semblante grave.

En el barrio de Tres Torres, con poco más de un siglo de existencia, no hay un solo Centro de Atención Primaria. En Pedralbes tampoco. El CAP más cercano se encuentra en el Sant Gervasi alto, en la calle Vallmajor. No obstante, el barrio, como toda la zona alta, es pasto de clínicas privadas. Sólo en el área de alrededor del CAP de Sant Elíes, podemos citar la Clínica Sagrada Familia, el mutual Midat Cyclops, el Hospital Plató, el Clínic Tres Torres, la Clínica ginecológica (y acreditada para practicar interrupciones del embarazo) E.M.E.C.E., la Corachán, sin contar la Teknon, la Cruz Blanca o el Centro de Cirugía Plástica del Doctor Planas. Pero si destaca la zona alta en materia sociosanitaria es por concentrar el mayor número, por no decir casi todas, de clínicas de fertilización asistida. CEFER, en la Teknon (centro de gravedad de esta especialización médica, en el hospital se concentran hasta una veintena de consultas), la Dexeus, la IVI, el CIRH, ESIMER, Fertilab, etc. Todas éstas se encuentran en el perímetro comprendido entre Tres Torres y Pedralbes, conformando un distrito dedicado a la fertilización: un ghetto del in vitro.

Sarrià

-Jaime.

-Qué.

-Estoy haciendo un artículo sobre la zona alta. Dime un bar al que ir.

-¿En la zona alta?

-Sí. ¿Tú eres de allí, no? Y vives allí.

-Sí, tía, pero no salgo por ahí ni loco. Está eso muy de capa caída.

Barcelona, interior, noche. Zona de capa caída. Taberna en el corazón de Sarrià. No es un sitio bonito, ni limpio, ni caro, sino simplemente un bar de barrio situado en zona privilegiada. Edad media de la población, veinte años. Los chicos juegan al futbolín, las chicas miran. Corre la cerveza y los vodkas con limón. Al cabo de media hora, acaba la partida y se cambia de bar. Y así hasta la una de la mañana.

Uno de los chicos, el lider de la pandilla, y el más guapo de todos, se llama Álvaro. Es el clásico guaperas de las comedias románticas de los años ochenta: fardón, bien vestido, con el mejor corte de pelo de su clase. Pero tiene modales, y se amilana cuando una chica se le acerca un poco. Iba a estudiar para ser piloto de aviones pero no le da la nota, así que se ha metido en odontología. ¿Por qué? “Por la pasta”, contesta. Toda la panda se echa a reír. “A Álvaro le gusta demasiado salir”, bromea uno de sus amigos. Y entonces explican la ruta: bares del barrio hasta la una de la mañana y después las discotecas que hay cerca de la Diagonal. Eso sí, son excepción. Cada vez más colegas de la facultad les insisten para que bajen al centro. “Pero para eso tenemos que disfrazarnos”, confiesa Álvaro. ¿Disfrazaros? “Sí”, responde tranquilamente. “Yo he estado en el Apolo un par de veces, pero para ir allí hay que disfrazarse de gafapasta, ¿no?”.

Pedralbes: 2,7 kilómetros cuadrados. La renta familiar es de 194 puntos sobre cien (aquí se posee el doble de lo que posee la media de la ciudad). Sarrià: 304,2 hectáreas y una renta del 172,4 sobre cien. Tres Torres: 78,8 hectáreas y una renta de 214 puntos sobre cien. En estos tres barrios, el precio medio de la vivienda (sin diferenciar entre nueva o de segunda mano y según un informe sobre el tercer trimestre de 2011 elaborado por el IESE Business School para Fotocasa.es) es de más de 5700 euros por metro cuadrado. En Sant Gervasi-La Bonanova, con 270,2 hectáreas y una renta familiar de 177 puntos sobre ciendo, el precio medio del metro cuadrado es mayor de 4670 euros. En el Raval, el precio del metro cuadrado no alcanza los 3300 euros y la renta media familiar se situa en 62 puntos sobre cien. Hagan números.

Una bella metáfora

Espacio de los colegios privados más exclusivos de Barcelona, Pedralbes también acoge en su territorio gran parte de las facultades de la Universidad de Barcelona. ¡Pública! También de la Universidad Politécnica de Catalunya. Dividido por la arteria de la Avenida Diagonal, el Campus de la UB tiene en su franco de Pedralbes las facultades de Economía y Empresas, además de la de Derecho. La UPC, Ingenieria de Telecomunicaciones, Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos de Barcelona, Informática, amén de la pareja de edificios Nexus, edificados bajo el padrinazgo del Consorcio de la Zona Franca. Un cluster de las educación superior de aquellas disciplinas con mayor proyección económica que, por supuesto, no podría estar ubicado de manera más metafórica: en el espacio donde el dinero de Barcelona reside. Así, siguiendo esta metáfora que vincula universidad y urbanismo, tiene lógica que al otro lado de la Diagonal se estudien disciplinas de menor calado económico como Física o Bellas Artes, y hasta hace apenas un puñado de años, Geografía e Historia y Filosofía. Esa facultad se encuentra ahora incluida en el cluster cultural del Raval norte, enfrente del CCCB y el Macba, cercana a la Universidad Ramón Llull, la Facultad de Letras o a la nueva Filmoteca de Catalunya. En el nuevo campus del ocio cultural.

(Reportaje a cuatro manos con Paula A. Ruiz, publicado en Barcelonés mensual, octubre 2011) 

About these ads

2 pensamientos en “¿Qué fue de la zona alta?

  1. Pingback: ¿Qué fue de?

  2. Me parece un articulo escrito por una persona envidiosa y rabiosa, desde que el mundo es mundo hay gente que tiene mas y otros que tienen menos pero no hay que estigmatzar ni ridiculizar a nadie

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s